El Terror de los tiempos compartidos

Es muy común que la gente para vacacionar compre los llamados tiempos compartidos en los hoteles. Estos tiempos compartidos en la definición de wikipedia es una forma de propiedad de vacaciones, es decir, en lugar de comprar una propiedad vacacional que tal vez no pueda ser utilizada durante todo el año, el tiempo compartido permite a las familias comprar una propiedad vacacional que será utilizada sólo durante la parte del año que le resulte más conveniente al comprador. Esta parte puede ser una semana al año (esto es una participación de 1/52, ya que el año tiene 52 semanas) o más; algunos resorts ofrecen una semana cada dos años (participación de un 1/104 ) o cuatro semanas por año (1/13 ). Algunos tiempos compartidos se venden como propiedades fraccionales en una sociedad (trust) que posee uno o varios resorts.

Pero ¿qué pasa cuándo la forma de vender estos tiempos compartidos se vuelve una completa experiencia aterradora cuando uno lo que trata es vacacionar? Aquí en HazMerca lo explicaremos. Leer más de esta entrada

Anuncios

El vendedor: Un elemento clave dentro de la construcción de relaciones con el cliente

Como es costumbre el día de hoy les voy a compartir otra experiencia que tuve en 2 lados en los que estuve y tiene que ver cola importancia de la contratación de personal en el área de ventas y servicio al cliente.

Fui con mi familia a ver cámaras de video a Liverpool, mi papá también aprovechó para ver las cámaras digitales con el fin de comparar precios y ver cuál de las 2 le convenía más. Como no se le hacía muy clara la diferencia de los atributos que ofrecía una y otra decidió llamar a un vendedor o mejor dicho buscarlo porque no había nadie al pendiente de esa área.

Tardó algunos minutos en llegar y cuando le pidió indicaciones se mostró cortante y en vez de otorgarle información útil que pudiera ayudar a mi papá a tomar la decisión le decía lo que cualquier persona común y corriente sabría de cualquiera de las 2 cámaras. Además de lo anterior, parecía estarnos atendiendo por la fuerza, tenía cara de: “tengo mejores cosas que hacer que estarlos atendiendo”. Al final de cuentas mi papá salió insatisfecho y molesto por el trato que había recibido reclamando que si iba a comprar una cámara definitivamente no lo iba a hacer ahí.

Leer más de esta entrada