Para servicio al cliente, no hay nada como un Robot

Desde hace algún tiempo, decidí incursionar dentro de una nueva vida en la ciudad de México, Distrito Federal, esto debido a una repentina oportunidad de empleo que sinceramente no podía desaprovechar, ya que para comenzar, dejar ir una oportunidad sin luchar por ella, va en contra de mis creencias y la ambición profesional que creo que a la gran mayoría les (nos) tienta día a día.

Desde mi llegada al aeropuerto del Distrito Federal, mi visión sobre esta ciudad, sinceramente estaba enfocada hacia cierto grado de hipocresía por parte de sus habitantes, por un lado, me imaginaba a los capitalinos siendo rudos e incluso descorteces durante su día a día, mientras que por otro lado, esperaba un impecable servicio al cliente en por lo menos un 70% de los negocios que radican en la localidad, digo, debido al tamaño y la evolución del Marketing dentro de la misma.

Fuente imagen: http://aldalanrrhh.blogspot.mx/

Para mi sorpresa, el recibimiento que me dieron fue todo lo contrario, prácticamente una vez aterrizado el avión, se sintió un aire de carisma, compañerismo y humildad por parte de mis nuevos paisanos por adopción, lo cual hizo que aumentara mi porcentaje de empresas con un excelente servicio al cliente, subió en digamos un 15%, lo cual apoyó a mi desilusión al comenzar a frecuentar negocios, desde restaurantes hasta tiendas departamentales o de servicios públicos, fue una desilusión que en parte llegó debido a que el mal servicio me apareció en negocio, tras negocio.

Llegando a mi cuarta semana, descubrí un pequeño restaurante de comida corrida llamado “El Robot”, dentro del cual el cliente no es una prioridad, lo es prácticamente todo. Lo primero que note, es que a pesar de ser tu primer vez dentro del local, consumas o no consumas, te reciben como si fueses un miembro de su familia, comenzando con un “Buenas tardes, ¿Qué tal estuvo tu día?”, y con un monitoreo constante de tu satisfacción, no permitiendo si quiera que solicites algo cuando ya lo recibiste. Fue partiendo de esta experiencia, hasta cierto punto placentera como consumidor, que comencé a descubrir un sinfín de negocios con un trato y servicio al cliente maravilloso, lo cual me permitió percatarme de algo que muchos consideramos inclusive anticuado; el producto no lo es todo, si no la sonrisa de tu cliente al momento de adquirirlo.

No importa si tu negocio es pequeño, si es una gran empresa o manejas una franquicia, lo único que puede garantizar su supervivencia y expansión, son tus clientes, por ende, los invito a todos a no perder ese trato de “Robot” que distingue una marca reconocida, de una marca con corazón y espíritu humano. Les reitero una bienvenida al Marketing 3.0.

Anuncios

Acerca de @ArturoDiazLM
Mercadólogo de pasión y profesión. La estrategia e investigación son lo mio, aun que me considero amante del Branding y la Publicidad. Soy Director de Mercadotecnia en One Step.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: