El futuro del POP

El punto de venta es quizá el lugar más sagrado y competido para las marcas, independientemente de todas las estrategias de marketing ejecutadas, es el destino último donde el cliente tomará una decisión final para adquirir un determinado producto y es donde deben estar los estímulos más persuasivos que terminen de afianzar la comunicación de marca para cerrar el ciclo de venta.

A nivel personal, he llegado a ver diversas proyecciones de lo que podría llegar a ser el punto de venta en el futuro y diversas ideas que simplifican el trabajo de las personas para que optimicen sus recursos (temporales/económicos) al momento de realizar las compras, específicamente cuando se trata de ir al supermercado, que es el punto en el que enfocaré mi artículo ya que es donde convergen la mayor cantidad de marcas y la elección de una se torna complicada así como la capacidad para personalizar experiencias que hagan resaltar una marca sobre la otra.

A pesar de que esos prototipos existen, realmente poco ha evolucionado el punto de venta, al menos no sustancialmente y las personas siguen buscando los productos de manera natural, los anaqueles son muy similares, la distribución de los productos también.

En el corto plazo, se debe trabajar más en la integración de los esfuerzos de marketing para unificar la experiencia de una marca hasta el punto de venta. Cada día los productos en cierta forma están pre-vendidos y la influencia que ejerce la publicidad sobre las personas es mayor especialmente cuando se trata de comunicación que generan los propios usuarios gracias a las redes sociales. Dentro del mismo tema, la integración de los medios digitales no debe quedar de lado de las campañas tradicionales, especialmente cuando hablamos del punto de venta, la idea es amplificar o integrar las experiencias de modo que si existe información online de los productos la realidad que vive el usuario en el punto de venta sea la misma que sus expectativas generadas por la información previa que encuentra del producto.

Un gran ejemplo de esta integración es el famoso caso de la tienda coreana tesco, que no únicamente integró el punto de venta entre offline-online, sino que entendieron de manera acertada el estilo de vida de las personas y trasformaron su forma de venta para ajustarse a ello, sin embargo esto habla de una iniciativa del intermediario, más no de la marca directamente. ¿Qué pasaría si una marca se aventura a vaciar su anaquel y cambiarlo por un simple impreso que lleve a los usuarios a una página web donde hagan su pedido personalizado? ¿Será posible llegar a ver espacios de venta mucho más reducidos y con alto contenido virtual?

Mientras tanto les dejo otro prototipo de herramientas que se podrían ver en el futuro para enriquecer la experiencia en los puntos de venta. En este caso utilizan el Kinect para rastrear las zonas de impacto en el anaquel a través de un mapa de calor de los artículos que más toman las personas y su posición. Mediante esto se pueden identificar concretamente los mejores espacios en el anaquel para que el producto tenga un impacto inmediato en la decisión de compra de las personas.

Quiero suscribirme a HazMerca y recibir los artículos en mi e-mail!

Anuncios

Acerca de @Chespy
Geek de abolengo, creativo wannabe y mercadologo con cerebo digital. Sufro de insatisfacción crónica y creo que todo en la vida puede mejorarse Fan de las buenas experiencias y los silencios cómodos, sí cómodos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: