Saturación y vacío

Del aeropuerto a Mazaryk  me surgió la sensación de haber comido mucha publicidad, era como gula pero sin haberla autorizado, ustedes saben, lleno hasta el cuello.

Los taxis seguros, las aerolíneas, las miles de gigantes carteleras, las cajas de luz, los camiones envueltos de vinil, los rótulos de los negocios, las imágenes que visten algunos edificios, las mamparas que anuncian exposiciones al aire libre, el ángel con todo su iconografía recordándome la marca-destino del Distrito Federal.

Decidirme por un café, fue como decidir a los quince elartista favorito para convertirte en fan, son tantas las opciones que hay quienes terminan el dilema con la practicidad de comprarlo de una maquina.

Fuente imagen: publicidadweb.es

Las opciones son exponenciales, lo más agradable es el vacío de publicidad en algunos establecimientos, los cuales permiten llevar de la mano a los consumidores a la satisfacción y no a la exposición empalagosa de presencia de marca.

Un día de reuniones, luego comiendo en Santino, me percaté de que un campo desatendido en nuestro país, es la poca investigación en el registro de marcas, problema que continua siendo una constante. En DF hay como 5 de estos restaurantes y ellos sin saberlo tienen sucursal en Zacatecas.

Es entonces donde la saturación es gracias al vacío del derecho de propiedad, dios guarde la hora cuando el IMPI dejó de ser el Santo Patrón del registro de marcas y ahora cada quien le reza a quien quiere.

En medio del remolino lo mejor para un merca, es darse un break y aplicar la frase de “descansar haciendo adobes”. Se puede disfrutar de una salida al supermercado, un benchmarking de los compañeros de trabajo, un mistery shopping de la relación amorosa, una campaña de relaciones públicas para nuestra mascota, una reingeniería de merchandising paranuestro closet, capacitación tecnológica para entender el coche, un programa financiero para la familia. En lo cotidiano surge la idea, lo que esta en la punta de la lengua o aquello que aparece antes de dormir.

Siempre en medio del desierto, donde hay vacío, es donde se construye el fruto religioso del éxito. A saturarnos colegas, para luego ir a la nada y desde ahí crear algo entre lo brillante y lo aparentemente inútil.

Quiero suscribirme a HazMerca y recibir los artículos en mi e-mail!

Anuncios

Acerca de @ArtGlez
1 de los 100 líderes del marketing en México, según la revista MERCA2.0. Columnista a prueba de @InformaBtl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: